viernes, 23 de enero de 2015

A escondidas



A escondidas,
sin que nadie lo sepa,
ni siquiera yo,
y menos mis otros yos,
sigo amándote. 

Hoy no me da la gana ser feliz



Hoy no me da la gana ser feliz. No quiero ni ver esa palabra. Hoy necesito estar triste. Ser triste. Dejar que los fracasos, los nos, los nunca más, los adioses se tomen mi vida. Hoy y cuantos días sean necesarios voy a estar triste hasta que ya no lo resista más y al fin vuelen lejos de mí esos pájaros negros que llevo escondidos en mí desde hace tiempo.

He decidido mandar al carajo la felicidad de los felices y ser ese yo que está harto de los días perdidos, de los amores fallidos y de la falsedad de la vida.
Hoy no me da la gana ser feliz.