martes, 13 de agosto de 2013

Poema 8


Lo nuestro fueron
los torrenciales aguaceros 
de caricias y besos,
la tempestuosa pasión.
Fuimos un mar
donde nadábamos escondidos
el amor prohibido, 
el amor secreto.
Lo nuestro fue bello,
aunque tenía los sueños contados.
Nunca nos despertamos juntos,
porque nuestras vidas 
desembocaban
en otras geografías,
en otros amores que nos esperaban
al final de los sueños.
Pero cuántas veces 
caímos en la tentación
como quien cae 
en la felicidad para siempre.



No hay comentarios:

Publicar un comentario